Acerca de mi

Comencé a aprender inglés en una de las mejores instituciones privadas del mundo a la edad de 51 años. Tardé dos años y medio en completar todos los niveles y alcanzar la categoría de Mastery , equivalente al nivel C1. Se me entregó el certificado que daba por terminado mi aprendizaje en una íntima ceremonia, informal, pero muy importante para mi por el reconocimiento que se le daba  a mi esfuerzo. Estaba decidido y motivado a completar mi enseñanza cuyo objetivo era conocer otras culturas y tener una herramienta que me  abriera  las puertas  a mejores oportunidades de trabajo. Aunque lo anterior es tal vez una expresión bastante repetida, no deja de ser cierto, como todos sabemos; hablar inglés es un activo altamente demandado no solo en el mundo laboral. La información en investigaciones científicas , tendencias en arte , educación , negocios , informática , nuevas tecnologías y especializaciones de todo tipo , fluye en inglés. 

 La combinación de circunstancias antes descritas más el hecho de haber gestionado  —  debido a mis raíces  —  la ciudadanía española en mi país de origen , Chile , me trajeron a Barcelona donde comencé a buscarme la vida primero en trabajos temporales que nada tenían que ver con el inglés. Luego de asistir a varias formaciones que me ayudaron a poner en valor y en orden la preparación que traía conmigo, conseguí trabajo en el Mobile World Congress , un evento considerado el más importante del mundo en su sector. Mientras esto ocurría me di cuenta de que tenía reales posibilidades de convertirme en mi propio jefe. Así fue que volví a tomar los libros , esta vez para entrar al mundo de la docencia. La motivación también  apareció al haberme dado cuenta de  como había ocurrido mi  proceso de aprendizaje de la lengua, me di entonces a la tarea de estudiar un curso online hasta llegar a conseguir mi diploma como profesor de inglés como segunda lengua (TESOL), certificado por la Universidad del Estado de Arizona, reconocida como las más innovadora institución de educación superior de Estados Unidos. 

Desde entonces el trabajo no me ha faltado, he sido profesor para academias con clientes importantes , estudiantes universitarios y profesionales y trabajadores de diversas áreas que me han buscado para ponerse al día o aprender inglés desde cero. No soy un profesor de élite, ni me llueve el dinero, pero si conozco muy bien lo que hago, y como lo hago. 

¿En que estoy ahora? Vengo saliendo de una enriquecedora experiencia al haber impartido clases en un instituto de osteopatía animal francés. En retrospectiva , esta experiencia me ha dejado información muy valiosa acerca de lo que puedo hacer en términos de flexibilidad , adaptabilidad y creatividad. Ha sido un trabajo que he llevado a cabo con satisfacción y que he disfrutado enormemente.

Un buen profesor debe tener aparte de un extenso dominio de su materia y una eficiente organización del plan de cada lección; empatía , respeto , cercanía con sus alumnos y comprensión. Debe ser flexible , pero también es su deber administrar disciplina para poder enseñar en un ambiente donde todos los estudiantes se sientan considerados. La mirada del profesor debe ser amplia, y para conseguir este objetivo, la formación continua es fundamental.

Es en esto último en lo que estoy ahora , aprendiendo otra vez. Se me ha convertido en un hábito, y aunque los años comienzan a notarse , también han pasado a ser un valiosísimo patrimonio sin importar el que haya empezado tarde en el mundo de la enseñanza. La experiencia de vida acumulada, organizada y aplicada  para conseguir un nuevo propósito , es una poderosa combinación que no deja de sorprenderme.